ojo del mégano

Fecha de creación, marco legal:  Se crea en 2001 y se aprueba legalmente por el Acuerdo 6871/2010 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba.

Categoría de manejo: Elemento Natural Destacado.

Localización: Provincia Villa Clara.

Grado de significación: Nacional.

Superficie:    447,00 ha. Totalmente marina.

Administración: Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna (ENPFF).

Servicios para el visitante: No posee.

 

 

Valores del Área:

El Elemento Natural Destacado Ojo del Mégano se ubica en el mar, en la provincia de Villa Clara, a escasos 100 m de la isobata de los 10 m. El acceso se realiza únicamente por mar; las distancia a algunos puntos de referencias son las siguientes: a 58,31 millas náuticas de Varadero; a 70,73 millas náuticas, se encuentra Punta Periquillo; a 24,29 millas náuticas, está Isabela de Sagua, poblado del municipio de Sagua La Grande, y por último el poblado costero de Carahatas se encuentra a 20,51 millas náuticas del sitio.

Los paquetes de rocas, secuencias y sedimentos que aparecen se enmarcan en la edad cuaternaria, siendo estos depósitos del Pleistoceno Superior y el Holoceno. El ambiente de formación corresponde a una plataforma poco profunda. Su edad ha sido establecida como Pleistoceno superior. Se encuentra rodeada de afloraciones del arrecife de coral y arenasos. Se teoriza que la génesis de la cueva debió ser freática, originándose cuando el nivel del mar estaba a menos 70 m del nivel actual, coincidiendo con una de las interfaces del período glacial Wisconsin.    

El Blue Hole, principal elemento del área es una dolina de derrumbe de una cueva submarina producida por el colapso de su techo, que se abre en el borde superior del canto del veril a unos 15 km al este-nordeste de Cayo Bahía de Cádiz, en la zona conocida como Mégano de Nicolao, siendo el más significativo de los existentes en la plataforma insular cubana. El diámetro es de 48 m, el espesor del techo de la cueva es de 15 m y la máxima profundidad al piso de la espelunca es de 70 m, considerándose la cueva submarina más profunda de Cuba. La profundidad del mar sobre el techo de la cueva es de 10 m; el desnivel entre la superficie del mar y el tope del cono de derrumbe es de 45 m y la altura total del cono es de 25 m. El diámetro del salón campaniforme es de 100 m.

En las paredes del antro crecen esponjas: Xestospongia muta, Callyspongia vaginalis, C. plicifera, Aplysina fistularis y Agelas sp. Además, en el sitio se puede encontrar el coral negro (Antipathes sp.).

Entre los peces que habitan el área encontramos el ronco arará (Haemulon plumierii), doncella bicolor (Halichoeres cyanocephalus), catalineta (Anisotremus virginicus), loro (Sparisoma viride), chivirica (Pomacanthus paru), cubera (Lutjanus cyanopterus), picúa (Sphyraena barracuda), aguají (Mycteroperca bonaci), jocú (Lutjanus jocu) y el obispo (Aetobatus narinari). El principal crustáceo que se refugia en la cavidad es la langosta (Panulirus argus). Este Blue Hole necesita ser explorado y estudiado, para obtener mayor información de los valores naturales que atesora.

En 1974 se realizó la primera exploración del Blue Hole, a propósito de la expedición denominada Bojeo a Cuba, que estuvo dirigida por el geógrafo cubano Antonio Núñez Jiménez, quien, junto con varios científicos de la época, se adentró por primera vez en el mágico ambiente de esta caverna sumergida, logrando medir con ecosonda la profundidad de esta dolina. De este período datan las primeras informaciones de la biota del lugar.

 

Archivo CNAP. Plan de Manejo Elemento Natural Destacado Ojo del Mégano (2014-2018). Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna, MINAGRI. Villa Clara.