cueva martín infierno

Fecha de creación, marco legal:  Aún se encuentra en proceso para su aprobación legal por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba.

Categoría de manejo: Elemento Natural Destacado.

Reconocimiento nacional e internacional. Monumento Nacional.

Localización: Provincia Cienfuegos.

Grado de significación: Nacional.

Superficie: 246,00 ha. Totalmente terrestre.

Administración: Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

Servicios para el visitante: No posee.

 

 

Valores del Área:

La Cueva Martín Infierno se ubica en la vertiente sur de las Alturas de Trinidad del Macizo Montañoso Guamuhaya, en el municipio Cumanayagua. Su acceso principal se realiza a través de la carretera que conduce de Cienfuegos a Trinidad, partiendo de la comunidad de Caleta Muñoz hasta El Colorado y, desde este, por un camino hasta la Cueva de Martín Infierno, a una distancia desde Caleta Muñoz de 9 km.

En el área existen 2 formaciones geológicas fundamentales: la San Juan, que pertenece al Jurásico Superior, compuesta por un complejo de rocas carbonatadas, con calizas recristalizadas y esquistos carbonatados, y abarca la mayor parte de la zona, y la formación Naranjo, con esquistos arcillosos de edad Jurásico Inferior. El sector en donde se encuentra el área, constituye un macizo calcáreo que limita con grandes espesores de cortezas de intemperismos, contiene esquistos arcillosos, cuarsíticos con esquistos estratificados y plegados, y rocas de tipo carbonatadas, calizas, que conforman el relieve cársico actual. Su altura predominante alcanza los 725 msnm.

Es una caverna de origen fluvial con 776 m de desarrollo orientado de noroeste a sureste, con un desnivel total de 169 m. Cuenta con 6 salones, el más importante es la furnia del Infierno, con 12 m de caída libre, seguido de un descenso en ángulo de 45º durante 70 m, hasta llegar al piso de la cueva. Posee 200 m de longitud y más de 100 m de ancho; contiene en su seno la estalagmita más grande del mundo, con 67 m de altura y un peso estimado de 10 000 tn., que fue filmada por Discovery Triple Fim de Canadá en 1999, con la participación de un geólogo canadiense que le calcula 5 millones de años de antigüedad a esta formación.

La caverna posee 2 estalagmitas más de inferior tamaño, de 25 y 32 m de altura cada una, así como las estructuras nombradas anemolitas y las flores de yeso, de hasta 30 mm, en forma helicoidal o enrollada en un plano y con aspecto de flor. Otra rareza que allí aparece es la conocida como moodmilk, formada por calcita microcristalina de aspecto lechosa o blanco, que parecen motas de algodón, de singular belleza. Estas formaciones cristalinas se encuentran en buen estado de conservación.

 En cuanto a la flora, en el entorno de la caverna se han listado cerca de 200 especies, entre las que sobresalen la palma guano barbudo (Coccothrinax crinita brevicrinis), endémico estricto, en peligro crítico (CR) y de interés para la conservación, y el piñón espinoso (Erithrina elenae), especie que no era colectada desde 1980.

De la fauna se reportan hasta la actualidad 52 especies de aves, 11 de ellas endémicas. Entre las especies de murciélagos fueron encontrados Artibeus jamaicensis, Tadarida brasiliensis, Eptesicus fuscus, Molossus molossus, Nyctiellus lepidus y Macrotus waterhousii. El más significativo de ellos es el murciélago mariposa (N. lepidus), catalogado como uno de los murciélagos más pequeños del mundo, que habita en el interior de la cueva.

Se encontraron restos fósiles de un Acratocnus gliriformes y de un pequeño mamífero conocido como musaraña del género Nesofontes, especie que se suponía extinta en Cuba desde hace 10 000 años, pero la datación mediante la prueba de Carbono 14 arrojó una antigüedad de 450, lo que permite suponer que esta especie aún vivía a la llegada de los europeos a la isla.

La Cueva Martín Infierno fue descubierta en 1967 por el Grupo Espeleológico SAMÁ, durante esa expedición se realizó la primera exploración técnica a la espelunca, se recorrieron sus salones y se registró e informó sobre los valores del hallazgo geológico a la comunidad de espeleólogos del país;  entonces la Cueva era conocida localmente por los campesinos de la zona y que nombraban Cueva Martín.

Cuenta la leyenda que el negro esclavo Martín huyó hacia el monte para escapar del duro trabajo a que era sometido y de las injusticias de sus amos. Logró alcanzar esta cueva, donde se mantuvo por un tiempo. Su cuerpo fue hallado sin vida en uno de los pasadizos de la caverna que hoy lleva su nombre. El nombre de “Infierno” fue bautizado  por uno de los espeleólogos que descubrió la Cueva, pues al descender a su salón principal expresó que llegar a la furnia era como entrar a un infierno.

 

Archivo CNAP. Expediente del Elemento Natural Destacado Cueva Martín Infierno, para su presentación al CECM.