yara-majayara

Fecha de creación, marco legal: Se crea en 2007 y se aprueba legalmente por el Acuerdo 7233/2012 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba.

Categoría de manejo: Elemento Natural Destacado.

Reconocimiento nacional e internacional:        Monumento Local.

Localización: Provincia Guantánamo.

Grado de significación: Local.

Superficie: 1 763,20 ha. Totalmente terrestre.

Administración: Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

Servicios para el visitante: No posee.


Valores del Área:

El Área Protegida Yara-Majayara se ubica en la región más oriental del país, al sureste de la ciudad de Baracoa y su perímetro se encuentra dentro del municipio del mismo nombre. Ocupa 8 km de zona costera, desde la desembocadura del río Miel hasta el extremo sureste de la Bahía de Boma, exactamente en Playa Cajuajo. Su acceso principal es la carretera Baracoa-Maisí, aunque también se puede llegar por vía marítima.

Desde finales del Jurásico y el Cuaternario adquirió estructura geológica diversa, aunque existen evidencias de movimientos geotectónicos y Glacio-Eutaticos del nivel del mar. Posee amplia representación del complejo platafórmico conformado por rocas sedimentarias de composiciones diferentes, en las que predominan las carbonatadas. Resulta una altiplanicie con orografía en forma de meseta, a manera de terrazas, que se levanta desde los términos de la bahía de Mata. Posee gran cantidad de cavernas, que se formaron probablemente en época pliocénica o pospliocénica, cuando el mar se retiraba hacia el seno de los océanos. En su relieve de altos paredones y llanuras con pequeñas ondulaciones aparecen formaciones típicas del carso; y en el litoral, zonas deltaicas con pequeñas playas del tipo acumulativo y costas denudativas-abrasivas. La altiplanicie constituye la altura máxima del área, con 160 msnm, siendo el parteaguas principal de sus dos vertientes.

En este litoral se aprecian sus bosques con majestuosos árboles maderables como el cedro (Cedrela odorata), varía (Cordia gerascanthus), cuaba (Stenostomum resinosum) y guaguasí (Zuelania guidonia). Las principales formaciones vegetales que lo componen son matorral xeromorfo costero y subcostero (manigua costera), complejo de vegetación arenosa, cultivos y vegetación secundaria, bosque siempreverde de manglar. Algunas de las especies más importantes presentes en estas formaciones son guácima (Guazuma ulmifolia), cucharillo (Thounidium pulverulentum), yuraguana (Coccothrinax sp.), filigrana (Lantana camara), guao de costa (Metopium toxiferum), contraguao (Guettarda calyptrata), uva caleta (Coccoloba uvifera), mostacillo (Cynophalla mollis), verbena (Stachytarpheta jamaicensis), palma real (Roystonea regia), mangle rojo (Rhizophora mangle), Tabebuia sp., Rhytidofhyllum sp., Psychotria sp., Fosteronia corymbosa, Morinda royoc y Pluchea carolinensis.

Existe una fauna muy bien adaptada a las condiciones ambientales del territorio y los inventarios faunísticos realizados demuestran la existencia de gran variedad de especies, aunque el porcentaje de endemismo es bajo (41 %). La fauna invertebrada identificada hasta hoy la representan los Arácnidos con 2 especies endémicas locales, únicamente observada en Cuba en una de las cuevas del área: Cubacanthozomas rowlandi perteneciente al orden Schizomida del orden Scorpiones (alacranes), alacrán enano (Microtityus fundorai), que mide solo 10 mm. Otras como Rophalurus junceus y Centruroides anchorellus. Los moluscos presentan las especies Polimyta picta, Xenopoma hendersoni, Caracolus sagemon, Coryda sp. y según los especialistas, se estiman hasta 30 especies de este grupo.

En la fauna vertebrada se aprecian los reptiles iguana (Cyclura nubila) y el majá de Santa María (Epicrates angulifer). Los bosques del área constituyen refugios importantes  de especies residentes y migratorias de aves, entre las que se pueden mencionar el zunzún (Chlorostilbon ricordii), tocororo (Priotelus temnurus), zorzal real (Turdus plumbeus), sinsonte (Mimus polyglottos), judío (Crotophaga ani), juan chiví (Vireo gundlachii), candelita (Setophaga ruticilla), tomeguín de la tierra (Tiaris olivaceus), totí (Dives atroviolaceus), golondrina de cueva (Petrochelidon fulva)  y chichinguaco (Quiscalus niger).

Majayara es un sitio de importancia histórico-arqueológica, por la gran cantidad de residuarios, sitios ceremoniales y funerarios que se han encontrado. Posee un cementerios aborigen al aire libre y se han identificado más de 50 sitios arqueológicos, que contienen más de 300 grabados petroglíficos, testigos del arte de esas primeras comunidades, entre los que se destacan Cueva La Perla del Agua y Cuevas de San Justo, que han sido declaradas por la Comisión de Monumentos como Patrimonio Local.

Es el lugar de Baracoa donde el cacique Hatuey, después  de haber salido de la Española, instaura un gran cacicazgo hasta Maisí; más tarde fue capturado en este territorio por los colonizadores, que motivó el surgimiento del primer foco de lucha de guerrilla dirigido por el cacique Guamá, que con un grupo de nativos hostigó por más de una década a los conquistadores europeos.

Archivo CNAP. Plan de Manejo Elemento Natural Destacado Yara-Majayara (2011-2015). Unidad de Servicios Ambientales Alejandro de Humboldt, CITMA. Guantánamo.