san miguel de parada

Fecha de creación, marco legal:  Se crea en 2000 y se aprueba legalmente por el Acuerdo 6871/2010 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba.

Categoría de manejo: Refugio de Fauna.

Localización: Provincia Santiago de Cuba.

Grado de significación: Local.

Superficie:    327,00 ha., de ellas 255,70 terrestres y 71,30 marinas.

Administración: Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna (ENPFF).

Servicios para el visitante: Observación de aves.


Valores del Área:

El Refugio de Fauna San Miguel de Parada se encuentra en la subregión cuenca tectónica urbanizada de la provincia de Santiago de Cuba, en la parte noroeste de la bahía santiaguera. El acceso se puede realizar desde la propia ciudad o por vía marítima.

El área presenta 3 formaciones geológicas fundamentales: formación Jutía, que se extiende a lo largo de la línea de costa, donde predominan los manglares y zonas pantanosas y está constituida por sedimentos no consolidados, friables y fragmentados como aleurita calcárea y órgano-detrítica, arena margosa  y arcilla; la formación Río Macío, que se extiende en la cuenca y orillas del río El Cobre y está constituida por bloques, cantos rodados, grabas, aleuritas, arenas y arcillas derivadas de la erosión fluvial, y la formación Cobre, que se encuentra en 2 pequeños parches en los bordes norte y sur del área, en las cuales se observan fallas y aglomerados, producto de las erupciones volcánicas. Predomina el relieve de llanura costera, con pequeñas elevaciones en las zonas de amortiguamiento.

Es el humedal de mayor extensión en la provincia de Santiago de Cuba, en el cual se asienta un bosque de mangles asociado a la bahía de Miradero como principal edificador del ecosistema, formado por una franja de densos manglares que bordean la bahía. Los manglares de tierra adentro están rodeados por marismas con abundantes lagunas. Estos manglares presentan comunidades puras de mangle prieto (Avicennia germinans).

Se encuentran 30 familias de fanerógamas y 2 de pteridofitas, para un total de 32, las más ricas en especies son Poaceae y Cyperaceae con 8, Asteraceae (6), Boraginaceae y Amaranthaceae (5) y Malvaceae y Fabaceae (4) repectivamente. Se observan 56 géneros y los más prolíficos son Alternanthera, Cyperus y Eleocharis, con 3 especies. El total de especies asciende a 70.

En general han sido encontradas 12 fitocenosis a nivel de asociación: Rhizophoro-Avicennietum germinantis, Avicennietum germinantis, Scirpo olneyi-Avicennietum germinantis, Scirpo olneyi-Typhetum domingensis, Spirodelo polyrhizae-Typhetum domingensis, Acrosticho danaefoli-Avicennietum germinantis, Eleochari mutatae-Avicennietum germinantis, Batidi-Avicennietum germinantis, Lagunculario-Avicennietum germinantis, Batidi-Prosopidetum juliflorae, Bati-Prosopidetum glandulosae, y Prosopido glandulosae-Conocarpodetum erectae.

Los manglares tierra adentro, están circundados por marismas con abundantes lagunas, donde las aves acuáticas y terrestres encuentran los recursos necesarios para su supervivencia, no están disponibles en ningún otro lugar de la Bahía de Santiago de Cuba. En los lugares donde el influjo de las mareas incide con el aporte de agua subterránea se forman saladares; aquí la especie principal es hierba de vidrio (Batis maritima). Donde aún llega débilmente la marea aparece la verdolaga de costa (Sesuvium portulacastrum) y Avicennia germinans, en forma de matorral.

Los estudios faunísticos realizados en el área estuvieron dirigidos al monitoreo de las comunidades de aves acuáticas presentes en la zona, los que se han mantenido hasta el presente. Estos estudios han determinado la composición específica de la ornitofauna del área, compuesta por 132 especies, pertenecientes a 17 órdenes y 40 familias. Respecto a su abundancia se ha determinado que 121 especies son comunes, 10 raras y 1 especie se encuentra amenazada: el  gavilán colilargo (Accipiter gundlachi).

En los últimos años se realizan otros monitoreos dirigidos a evaluar la composición de determinados grupos de invertebrados, como los moluscos terrestres, odonatos o libélulas, mariposas, arácnidos, coleópteros acuáticos;  así como también los reptiles, dentro de los vertebrados. Identificándose una amplia lista de escorpiones representados en 2 familias y 7 géneros; 58 insectos acuáticos pertenecientes a 29 familias y 6 órdenes.

El Refugio de Fauna San Miguel de Parada fue uno de los sitios históricos principales de acceso a la ciudad de Santiago de Cuba y de asentamiento aborigen, avalado por la presencia en el área de sitios arqueológicos de elevado valor histórico, dos de ellos (Parada y Caimán Chico) se ubican en la zona núcleo de conservación terrestre del área, mientras que el sitio Cayo Caimanes se encuentra en la zona de amortiguamiento.

Archivo CNAP. Plan de Manejo Refugio de Fauna San Miguel de Parada (2011-2015). Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna, MINAGRI. Santiago de Cuba.