el macío

Fecha de creación, marco legal:  Se crea en 2001 y se aprueba legalmente por el Acuerdo 7233/2012 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba.

Categoría de manejo: Reserva Ecológica.

Localización: Provincia Granma.

Grado de significación: Local.

Superficie: 14 310,00 ha., de ellas 1 365,00 terrestres y 12 945,00 marinas.

Administración: Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna (ENPFF).

Servicios para el visitante: No posee.

Valores del Área:

La Reserva Ecológica El Macío se localiza en la Región Oriental de Cuba, al sur de la Sierra Maestra occidental. Ocupa 30 km de franja costera y territorio marítimo que limita al sur con la isobata -50 m; el área se encuentra dentro del municipio Pilón provincia Granma. Las vías principales de acceso parten desde la ciudad de Manzanillo por el vial Manzanillo-Pilón y desde la Ciudad de Santiago de Cuba hasta el municipio Pilón.

En la etapa Paleoceno-Eoceno medio, entre 65 y 45 millones de años, se produjo en el territorio un proceso vulcanógeno-sedimentario, debido a la actividad de volcanes submarinos y al aporte de materiales terrígenos desde las áreas emergidas o desde zonas prominentes del relieve sumergido. Son muy características en el área 2 geoformas del relieve: la llanura abrasivo-acumulativo ligeramente ondulada y plana, extendida de este a oeste, y las montañas de bloques escalonados en monoclinales e intrusiones. El relieve es muy irregular con pendientes medianamente fuertes.

Se registra un total de 229 especies de la flora, agrupadas en 199 géneros y 68 familias. Las más representadas son las familias Fabaceae con 25 especies, seguida por Euphorbiaceae y Malvaceae, con 15 y 10 especies respectivamente. Otras bien representadas son Rubiaceae, Poaceae, Apocynaceae y Boraginaceae. Del total de especies registradas, 18 son endémicas. Es importante resaltar el Melocactus nagii, especie endémica local que se encuentra muy abundante en el área y su población está en buen estado de conservación. Se reportan solo 2 especies amenazadas: aguacate cimarrón (Dendrocereus nudiflorus), reportado como especie en peligro (EN), y la tuna de cruz (Consolea macracantha), vulnerable (VU), ambas de la familia Cactaceae. En la categoría de casi amenazada (NT) se reportan el rompezaragüey (Chromolaena odorata) y roble macho (Tabebuia hypoleuca).

En el área se han identificado 2 especies angiospermas marinas y 51 especies de algas, las cuales no son endémicas ni presentan categoría de amenaza.

Para la fauna terrestre se han listado 278 especies, siendo el grupo de las aves el más numeroso de los estudiados con 155 especies, de ellas 133 son consideradas comunes dentro del país y 14 de estas últimas se catalogan como raras: garza roja (Egretta rufescens), zarapico chico (Calidris mauri), pato chorizo(Oxyura jamaicensis), camao(Geotrygon caniceps), primavera de pico amarillo (Coccyzus americanus), gaviota pico negro punta amarilla (Sterna sandvicensis), gavilán cola de tijera (Elanoides forficatus), gaviota rosada (Sterna dougallii), siguapa (Asio stygius), colibrí (Archilochus colubris), zunzuncito (Mellisuga helenae), carpintero churroso (Colaptes fernandinae), degollado (Pheucticus ludovicianus) y chambergo (Dolichonyx oryzivorus).

En la zona marina vale destacar la ictiofauna, con 142 especies, pertenecientes a 75 géneros de 41 familias. Entre las especies de interés para la conservación se encuentran Epinephelus striatus en peligro (EN); las especies, Lutjanus analis, L. cyanopterus, Lachnolaimus maximus, Balistes vetula se listan como vulnerables (VU); Mycteroperca bonaci y Mycteroperca venenosa como casi amenazado (NT).

La historia recoge que Punta Farallones formaba parte del sistema de fortificaciones españolas de la costa sur oriental, con el objetivo de proteger a sus poblados y evitar el contrabando de maderas protagonizado por corsarios y piratas holandeses, franceses e ingleses. El área protegida colinda con un territorio donde se fomentan la ganadería, los cultivos varios, actividad forestal y la pesca como principales renglones económicos, el turismo por su parte se consolida, siendo Marea del Portillo y Farallones sus instalaciones hoteleras y el principal polo turístico de la provincia.

Algunos de los valores culturales locales son las fiestas y bailes que se organizan con el órgano oriental −instrumento musical de viento con tubos, teclado y fuelles− y las corridas de cintas que se realizan a caballo.

Archivo CNAP. Plan de Manejo Reserva Ecológica El Macío (2015-2019). Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna, MINAGRI. Granma.