delta del cauto

Fecha de creación, marco legal:  Se crea en 1994 y se aprueba legalmente por el Acuerdo 4262/2001 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba.

Categoría de manejo: Refugio de Fauna.

Reconocimiento nacional e internacional: Sitio Ramsar, Área Importante para la Conservación de las Aves (IBA).

Localización: Provincias Granma y Las Tunas.

Grado de significación: Nacional.

Superficie: 66 370,00 ha., de ellas 53 830,00 terrestres y 12 540,00 marinas.

Administración: Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna (ENPFF).

Servicios para el visitante: Observación de aves, senderismo, recorridos náuticos.


Valores del Área:

El Refugio de Fauna se ubica en la porción Suroriental de Cuba y ocupa territorios del municipio de Río Cauto e incluye dentro de su vasta extensión superficial  la porción sur del municipio de Jobabo de la provincia de Las Tunas, así como la porción este del municipio Yara. El acceso al área se realiza desde la ciudad de Bayamo por las rutas Bayamo-Jucarito-Puente de Guillén, o Bayamo-Río Cauto. También existen posibilidades de acceso desde Manzanillo y, por vía marítima, adentrándose por la desembocadura del Río Cauto.

El territorio ocupa la parte emergida más baja de la depresión tectónica (graven) Cauto-Guacanayabo, vieja estructura geológica con movimientos descendentes (subsistencia), sobre la cual se ha desarrollado en su parte emergida el valle del Cauto. Este territorio forma una extensa llanura de altura media menor a 1 msnm y alcanza en muy pocos puntos hasta 3 msnm, lo que permite extensas zonas deprimidas, inundadas (lagunas) y otras estacionalmente inundadas (marismas, pantanos, herbazales y bosques).

La mayor parte del área está formada por un complejo sistema deltaico, siendo también uno de los más extensos del Caribe: Ciénaga de Birama, segundo humedal de importancia en Cuba, que forma parte del mayor sistema fluvial cubano (Río Cauto) y es considerado el elemento más importante para el balance de sustancias y energía en el Golfo de Guacanayabo, la zona más rica y productiva para la actividad de la pesca de plataforma en el país.

La vegetación predominante son los manglares, que presentan un alto grado de conservación con rodales que sobrepasan los 10 m de altura, considerados por los especialistas como los más vigorosos y conservados del país. También existe una pequeña porción de sabanas seminaturales, bosques semidesiduos, herbazales de ciénaga, saladares y lagunas dulce-salobres con vegetación característica. Las particularidades geo-geomorfológicas y climático-hídricas de la zona condicionan la existencia de 11 formaciones vegetales, y fitocenológicamente 7 clases, 10 órdenes, 13 alianzas y 29 asociaciones, de las cuales 1 clase, 3 órdenes, 6 alianzas y 23 asociaciones son nuevas para la ciencia.

Los arácnidos agrupan 28 especies de 21 géneros y 14 familias. Del total de especies 6 son endémicos: Scytodes cubensis, Oonopoides pilosus, Metepeira triangularis, Micrathena cubana, Lycosa sp. y Onocolus granulosus. La malacofauna está representada por 12 especies y se registra un 92% de endemismo. Entre las especies más representativas están Cerion sp., Liguus fasciatus achatinus, Caracolus sagemon arangiana, Oleacina sp., Zachrysia sp., Veronicella cubensis, Polymita venusta y Coryda alauda.

Se reportan 4 especies de anfibios representadas en 4 familias (Bufonidae, Hylidae, Eleutherodactylidae y Ranidae), con una sola especien endémica el sapo (Bufo empusus), muy abundante en varios sectores del área. Se presentan 8 familias de reptiles con 22 especies; la especie Anolis birama resulta endémico local restringido a las márgenes del cauce interior del Cauto. Existen otras poblaciones consideradas de relevancia internacional, como la del cocodrilo americano (Crocodylus acutus).

Dentro de los vertebrados, el grupo mejor representado es el de las aves, con 163 especies ubicadas en 19 órdenes, 42 familias y 115 géneros. Se reportan 11 endémicos, entre los que se destacan el gavilán colilargo (Accipiter gundlachi), catey (Aratinga euops), tocororo (Priotelus temnurus) y el carpintero churroso (Colaptes fernandinae), además de un ave antillana de singular importancia: el flamenco (Phoenicopterus ruber), cuya actual población se aproxima a los 50 000 individuos.

De los mamíferos autóctonos solo 3 están reportados para el área: manatí (Trichechus manatus) jutía conga (Capromys pilorides) y murciélago pescador (Noctilio leporinus), cifra que deberá incrementarse en la medida en que se profundice en el estudio de este último grupo.

Entre los peces dulceacuícolas se destacan por su abundancia Gambusia puncticulata, Girardinus metallicus, Limia vittata, Glaridichthys falcatus, Cichlasoma tetracanthus y Oreochromis mossambicus.

En la época precolombina, el delta del río Cauto fue escenario de múltiples asentamientos aborígenes que pertenecían a la variante cultural Guacanayabo del grupo Siboney, dedicados a la pesca, caza y recolección, de los cuales se han encontrado hasta el momento 25 sitios arqueológicos.

Archivo CNAP. Plan de Manejo Refugio de Fauna Delta del Cauto (2012-2016). Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna, MINAGRI. Granma.