cayos los ballenatos y manglares de la bahía de nuevitas

Fecha de creación, marco legal:  Se crea en 1985 y se aprueba legalmente por el Acuerdo 4262/2001 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba.

Categoría de manejo: Refugio de Fauna.

Reconocimiento nacional e internacional: Área Importante para la Conservación de las Aves (IBA).

Localización: Provincia Camagüey.

Grado de significación: Local.

Superficie: 6 967,00 ha., de ellas 6 291,00 terrestres y 676,00 marinas.

Administración: Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna (ENPFF).

Servicios para el visitante: Senderismo.

Valores del Área:

El área se ubica en el municipio de Nuevitas, exactamente en el interior de la bahía homónima. Los accesos al área son principalmente por vía marítima, aunque por vía terrestre se realiza hasta el margen norte de la desembocadura del río Saramaguacán a Playa Bagá, y a Bocas Grande por la comunidad del Carmen. Al resto de los sectores de la franja de manglar se accede solo por vía marítima.

Los cayos del Refugio están constituidos geológicamente por depósitos carbonatados representados en lo fundamental por calizas cristalinas, biogénicas (biohérmicas) que presentan restos bien conservados de corales, testas de bivalvos y gasterópodos; brechas y conglobrechas polimícticas con cemento calcáreo, por lo que se infiere la influenciada probable de la antigua desembocadura de la corriente fluvial del río Saramaguacán, así como secuencias margosas. Las alturas constituyen testigos de los movimientos neotectónicos de ascenso de diferentes intensidades. Sus ejes están orientados en dirección a la falla Cubitas, noroeste-sureste. Sus cimas conocidas como Los Ballenatos, debido a su forma, constituyen el símbolo de la ciudad de Nuevitas y emergen hasta la altura máxima de 54,2 msnm en Ballenato Grande. El resto del área está constituido por llanuras que, según sus orígenes, se clasifican en llanura marino-biogénica, deltaica y llanura marino-acumulativa-abrasiva.

La flora identificada hasta hoy se compone de 156 especies, pertenecientes a 105 géneros y 66 familias; de ellas el 11,71 % son endémicos, destacándose de Cuba Centro-Oriental Bissea myrtifolia, Bourreria taylori, Copernicia sp., Coccothrinax litoralis, Malpighia nunmulariifolia, M. suverosa, Neea shaferi y Stigmaphyllum  microphyllum.

Por su parte, la fauna del área ha sido estudiada en los últimos años, demostrándose la existencia de 121 especies pertenecientes a 53 familias.

Desde el punto de vista faunístico, Los Ballenatos posee valores de interés por la presencia de especies y subespecies endémicas nacionales y locales como la jutía conga (Capromys pilorides), la iguana (Cyclura nubila nubila), el juan chiví (Vireo gundlachii) y la lagartija de cresta (Anolis jubar ballaenarum). Los invertebrados son abundantes, principalmente los dípteros, himenópteros y lepidópteros, así como los arácnidos, que cuentan con un gran número de especies endémicas y raras. De los moluscos suelen ser bastante abundantes los géneros Liguus, Zachrysia y Caracolus, sin embargo, resulta significativa la presencia de conchas de Polymita muscarum, lo que indica que la especie habitó el área y fue extirpada producto de la antropización y los incendios forestales, aunque existen poblaciones de P. muscarum en los sectores de Bagá y Boca Grande.

Las especies mejor representadas por su abundancia en comunidades de aves acuáticas son la garza azul (Egretta caerulea), garza roja (Egretta rufescens) y el garcilote (Ardea herodias), los flamencos, los zarapicos, patos migratorios y la yaguasa cubana (Dendrocygna arbórea). Entre las aves de bosque, las más comunes son el pitirre guatíbere (Tyrannus caudifasciatus), el bobito chico (Contopus caribaeus), bobito grande (Myiarchus sagrae), Vireo gundlachii y las bijiritas migratorias (género Setophaga, entre otros). En el bosque de manglar se destaca el canario de manglar (S. petechia) y el carpintero verde (Xiphidiopicus percussus); en los parches del matorral xeromorfo-costero se encuentra el sinsontillo (Polioptila lembeyei), el cual muestra importantes áreas de reproducción en el sector Saramaguacán.

Asociado al drenaje de las aguas y a la desembocadura del río Saramaguacán, así como a toda la zona de pastos marinos se han observado algunos individuos de manatíes (Trichechus manatus).

El territorio y áreas aledañas a la Reserva estaban poblados por grupos aborígenes a la llegada de los europeos, encontrándose evidencias arqueológicas en la Punta del Guincho.

Archivo CNAP. Plan de Manejo Refugio de Fauna Cayos Los Ballenatos y Manglares de la Bahía de Nuevitas (2010-2014). Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna, MINAGRI. Camagüey.