dunas de pilar

Fecha de creación, marco legal:  Aún se encuentra en proceso para su aprobación legal por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba.

Categoría de manejo: Elemento Natural Destacado.

Localización: Provincia Ciego de Ávila.

Grado de significación: Local.

Superficie: 38,40 ha. Totalmente terrestre.

Administración: Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna (ENPFF).

Servicios para el visitante: No posee.


Valores del Área:

Se ubica al norte del municipio de Morón, provincia de Ciego de Ávila, en el extremo oeste de cayo Guillermo, formando parte del Archipiélago Sabana-Camagüey. Es zona núcleo de la Reserva de Biosfera Buenavista y se integra al Sitio Ransar del mismo nombre. Su acceso principal es el pedraplén que une la ciudad de Morón con cayo Coco, la continuidad de este vial enlaza los cayos Coco y Guillermo, lo que permite el ingreso directo al sitio. Su acceso por mar es posible desde cualquier puerto o embarcadero de dicha región.

El rasgo natural que le confiere nombre al área protegida son las dunas de la Playa Pilar. Resultan prominentes montículos de arenas o dunas estabilizadas, que no migran, y se formaron en un pasado geológico que puede ser considerado como reciente (Holoceno), pero que algunos investigadores las señalan como las más antiguas de los cayos del Norte de Ciego de Ávila, lo cual se debe a que en las mismas aparecen algunos rasgos morfológicos, tamaño, grado de compactación, vegetación que las cubre, entre otros, que indican que probablemente se hayan formado algunos miles de años antes que las dunas de otras playas de la propia cayería.

La génesis de este sistema de dunas está relacionado con retiradas del mar, momentos en los que gran parte de la arena de la playa, normalmente sumergida, quedaba expuesta a los efectos de desecación por el sol, y a la acción de los vientos, que fueron empujando y acumulando grano tras grano de arena contra los obstáculos en la parte trasera de la playa. Así, y con la repetición de este ciclo natural por miles de años, se originaron esas maravillas que hoy son objeto de protección. En el caso específico de las dunas de Playa Pilar, existe el sistema de dunas de mayor altura del país, de hasta 14,7 m. Encima de estos grandes montículos de arena de excelente calidad crecen fundamentalmente especies como la palma Coccothrinax litoralis, planta endémica de Cuba.

Las dunas de Pilar es parte clave del equilibrio dinámico que hace posible la existencia de la playa, que posee un mecanismo de funcionamiento estacional con diferencias marcadas entre el verano y el invierno. Generalmente en verano el mar está en calma, la playa tiene menor altura de sus olas y la mayor parte de la arena se encuentra en la zona seca y en las dunas; sin embargo, en el invierno, con la llegada de los frentes fríos, el mar se agita y el oleaje arrastra la arena de la zona seca hasta el fondo del mar. Es ahí cuando las dunas juegan su papel más importante, brindándole el potencial de arena a la playa para compensar la pérdida temporal y manteniendo el equilibrio del sistema.

Cayo Guillermo, donde se encuentra enclavada esta área, posee una alta demanda turística precisamente por la calidad de sus playas y el alto grado de naturalidad que conserva, valores estos que los visitantes pueden apreciar o disfrutar a través de diferentes modalidades turísticas.

Las Dunas de Pilar poseen alto valor científico, pues contienen una valiosa información geológica sobre el proceso de formación de los archipiélagos cubanos y de su flora y fauna marina, lo que sugiere un esmerado programa de conservación y rigurosa protección.

Archivo CNAP. Expediente del Elemento Natural Destacado Dunas del Pilar, para su presentación al CECM.